Argentina, uno de los países más afectados por el virus troyano Emotet

Este peligroso virus informático se distribuye principalmente por correos de phishing y provocó el robo de contraseñas, emails, nombres de usuarios y credenciales de Outlook en Latinoamérica.

El troyano Emotet, aquel que hizo su primera aparición en 2014, no para de causar estragos en Latinoamérica y tienen a la argentina como uno de los países más afectados por su peligroso accionar.

Este virus ha ido cambiando desde sus inicios como un troyano bancario hasta convertirse en un malware modular muy utilizado para descargar otros códigos maliciosos en los equipos de las víctimas.

Según revelaron especialistas de la firma de seguridad ESET, Emotet compromete sitios que son utilizados para la descarga de malware en el equipo de sus víctimas y también como servidores de C&C.

Este peligroso troyano se distribuye principalmente a través de correos de phishing que incluyen un archivo adjunto.

Este puede ser un documento de Word (.doc) o PDF, o un archivo comprimido (.zip), entre otros.

Las campañas de phishing han ido variando. Por ejemplo, se han detectado campañas maliciosas relacionadas con el Covid-19, suplantando la identidad de bancos, así como también haciendo referencia nuevas funcionalidades para servicios donde los pasos a seguir se encuentran en el documento malicioso.

Últimamente se ha registrado con mayor frecuencia campañas en las cuales se despliegan mensajes que simulan ser de Windows y que hacen referencia a una actualización o informan que el documento se creó con una versión anterior de un software del paquete Office.

En cualquiera de los dos casos, el usuario tiene que habilitar el contenido del documento para poder visualizarlo.

Emotet, tienen la capacidad de realizar acciones como:

-Obtener de información de equipos como sistemas operativos, programas instalados, nombres de usuarios, nombres de dominio, etc.

-Robar de credenciales en navegadores de internet.

-Robar de credenciales del cliente Outlook.

-Instalar otro tipo de malware, como el ransomware Ryuk o Conti.

-Robar contraseñas, emails, entre otro tipo de información.

-Permitir la conexión a la máquina de la víctima para poder realizar transacciones bancarias desde su dirección de IP.

-Utilizar cadenas de email de la víctima y usarlos para propagar mensajes para infectar máquinas de otros usuarios.

“Emotet es un malware que ha ido cambiando a lo largo del tiempo, ya sea en los archivos adjuntos que utiliza como parte de sus campañas de phishing, así como también en su lógica. A pesar de su importante actividad en los últimos años, también ha sufrido intentos de disrupción para evitar su propagación. Es importante difundir y estar al tanto de las amenazas para poder aplicar un plan de prevención y protección tanto en ámbitos corporativos como redes hogareñas“, explicaron los especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *