Rodeado de sus socios políticos pero en soledad, Alberto reconoció la derrota del Gobierno

El presidente Alberto Fernández asumió la paternidad de la derrota en las PASO acompañado por Cristina, Máximo y Massa.

“No es un triunfo de Juntos por el Cambio. Es una derrota del Gobierno”. Con esa frase, un vocero del Frente de Todos dejó bien en claro el clima que reinaba en el bunker de Chacarita el domingo a las 22.30.

Tres horas antes, todo era festejo. Claro que eso era cuando pensaban que podían ganar la provincia de Buenos Aires por 6 puntos, y que eso alcanzaba para compensar —al menos psicológicamente— la derrota que se descontaba sufriría el Gobierno en Capital Federal, Córdoba, Mendoza y buena parte del país. Pero a las 22.30 en la esquina de Corrientes y Concepción Arenal, el tono era más de velorio que de cumpleaños de 15.

A pesar del clima de tristeza y derrota que había en el Centro Cultural “C”, a las 23.30 todos subieron al escenario: primero Leandro Santoro y Gisella Marziotta. Luego Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollán. Después, Máximo Kirchner, Sergio Massa, Axel Kiciloff. Y por último Cristina Kirchner y Alberto Fernández.

El padre de la derrota

Ella lucía un tapabocas con la cara de Evita, que se quitó para saludar a los presentes. Pero no para hablar. El único que habló fue el presidente. “Hablará el padre de la derrota”, se escuchó decir a un vocero en la carpa dispuesta para la prensa. Y Alberto Fernández habló.

“Nada es más importante que escuchar al pueblo. Hoy el pueblo se expresó. Evidentemente algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe hoy”, dijo Alberto, que habló en un clima de soledad aunque rodeado de los más importantes dirigentes políticos de su espacio.

“Todos los que estamos aquí”

“Todos los que estamos aquí, escuchamos lo que dijo el pueblo, con respeto y con mucha atención. Evidentemente hay una demanda que no hemos escuchado y que a partir de mañana vamos a rever”, resaltó con tono sereno y profundo.

Alberto Fernández repitió tres veces la frase “todos los que estamos aquí”. Como para dejar en claro que quienes lo acompañan también eran gestores de la derrota, aunque él la estuviera asumiendo. “Todos los que estamos aquí sólo queremos la felicidad de nuestro pueblo. Hemos trabajado para eso, pero indudablemente no ha sido suficiente”, resaltó.

A pesar de que su cara reflejaba el cansancio de una jornada larga y con malos resultados para el Gobierno, el presidente intentó minimizar la derrota. “Quiero decirles que esta enorme encuesta que son las PASO para nosotros son un dato que vamos a considerar y que partir de mañana vamos a trabajar”, aseguró. Y agregó: “Vamos a trabajar a partir de mañana denodadamente para satisfacer las demandas del pueblo argentino, porque estamos convencidos que estamos frente a dos modelos de país”.

El presidente habló enérgicamente, agradeció a todos los candidatos que habían subido al escenario y hasta arengó a la militancia que estaba sentada en las sillas dispuestas en el salón donde planeaban hacer los festejos, un lugar vedado a la prensa que sólo pudo verlo por pantalla desde una carpa montada afuera.

“La campaña acaba de empezar”

“La campaña acaba de empezar. Y en noviembre tenemos que ganarla porque tenemos un compromiso con el país, porque el país necesita no volver atrás, necesita avanzar con más justicia social, con más salud pública, con más educación. Escuchado el mensaje del pueblo”, dijo sin aclarar qué había sido lo que ocurrió antes de la PASO.

Enérgico pero reconociendo errores, Alberto Fernández pidió que la militancia lo ayude y lo acompañe. “Les pido que nos pongamos un solo objetivo de acá a noviembre: cumplir esta palabra que estoy empeñando. Vamos a escuchar, vamos a corregir lo que se hizo mal y vamos a hacer lo que no se haya hecho”, prometió. Y remató: “En noviembre lo vamos a dar vuelta”, aseguró.

Y al finalizar su discurso chocó puños con Cristina Kirchner y se abrazó con Sergio Massa. Así, rodeado de sus socios políticos pero en soledad, Alberto Fernández reconoció la derrota del Gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *