febrero 25, 2024

En el centenario del nacimiento de René Favaloro De La Plata a La Pampa, libros y murales también rinden homenaje a Favaloro

El cirujano nacido el 12 de julio de 1923 dejó testimonio de su rica vida en tres libros salidos de su pluma: “Recuerdos de un médico rural”, “De La Pampa a los Estados Unidos” y “Don Pedro y la educación”. Y tanto en su ciudad natal -La Plata- como en CABA, dos gigantescos murales lo tienen siempre presente.

En el centenario del nacimiento de René Favaloro, se reeditan dos libros en torno a su figura, “Recuerdos de un médico rural”, un texto en primera persona que reúne sus memorias como médico en un pueblo pampeano, y la biografía “El gran operador”, de Pablo Morosi, que recorre su infancia, su desarrollo profesional y su mirada sobre la salud. Por otra parte, desde este año, sobre la avenida Belgrano, se puede ver un mural hiperrealista que rinde homenaje a quien sigue siendo el médico más querido de la Argentina.

En el podio de los héroes, Favaloro conquistó un lugar con su nombre. Los giros que dieron impulso a esa narrativa van desde la creación del bypass aortocoronario -que significó un hito para la cardiología en todos los lugares del mundo y una de las técnicas más valoradas de la humanidad-, hasta su mirada social de lo médico, su compromiso público, sus valores de honestidad, su aspiración de la justicia social y su trágico final cuando decidió quitarse la vida durante la crisis del 2000.

A 100 años de su nacimiento, un 12 de julio de 1923, su nombre sigue inspirando no sólo a los profesionales de la salud sino también a la sociedad, que supo abrazar la ética del médico argentino. Dos libros reeditados para conmemorar la efeméride lo pintan de carne y hueso, uno a partir de su testimonio y otro que complejiza a fondo al personaje y a la persona. Además, este año, se inauguró un mural con su retrato sobre una de las paredes laterales de la Fundación Favaloro, en la intersección de las avenidas Belgrano y Entre Ríos, obra de Maxi Bagnasco.

Todos los Favaloro

 

En un rincn del Museo Histrico Favaloro en Jacinto Arauz La Pampa estn los cuatro ligros que escribi el otrora mdico rural Foto Horacio Culaciatti

En un rincón del Museo Histórico Favaloro, en Jacinto Arauz, La Pampa, están los cuatro ligros que escribió el otrora médico rural. (Foto: Horacio Culaciatti)

Es la década del 50 y René Gerónimo Favaloro viaja a La Pampa para instalarse en el pueblo rural de Jacinto Aráuz. Se supone que va por tres meses pero los planes muchas veces se bifurcan de su intención original y aquello que comenzó como algo breve se extiende por doce años. Favaloro vivirá allí hasta principios de 1962 ejerciendo la profesión que lo apasiona y defiende a capa y espada: la medicina. Una profesión que en ese pueblo castigado por el viento y la sequía, lo elevará a una suerte de líder comunitario. “Es el testigo y confesor de los hechos que suceden y se siente parte de ella, goza y sufre con los demás”, describe el propio Favaloro las avenencias que definen al médico rural más allá de su saber profesional.

“Recuerdos de un médico rural”, recién reeditado por Sudamericana, es uno de los tres libros que el creador del bypass aortocoronario legó en clave de autobiografía. Los otros dos son “De La Pampa a los Estados Unidos” y “Don Pedro y la educación”. En ese primer volumen que dedica a la estadía en La Pampa, el cirujano recurre a su experiencia en primera persona como médico de un pueblo rural para narrar algo más que su propio quehacer y comprender la relación entre las condiciones socioeconómicas, la salud y la vida.

Los aos en Jacinto Arauz estn reflejados en este libro

Los años en Jacinto Arauz están reflejados en este libro.

“El 25 de mayo de 1950, por pura coincidencia nomás, partí en un tren del Ferrocarril General Roca. ¡Quién iba a decir que el destino transformaría tres meses en casi doce años de tanta trascendencia para el resto de mi vida!”, escribe sobre esa memoria que lo horadó y que evoca como un cuestionamiento para la transformación, como se pregunta en el prólogo de la segunda edición, en 1992: “¿Seremos testigos complacientes de que nuestro país también alcance los niveles de libertad desenfrenada de la sociedad de consumo donde la droga, la violencia, el abuso sexual, el crimen, el despilfarro, la destrucción de la naturaleza y la injusticia social son sus resultantes?”.

Como un cronista que llega por primera vez a una realidad distante a la suya, Favaloro despliega sus tintes literarios en la descripción del paisaje pampeano. Ese relato pormenorizado del territorio tiene correlato en los valores y los lazos comunitarios y solidarios que encuentra entre las personas de aquel pueblo, pero también en las formas de producción, en la dinámica de los movimientos migratorios, en las oportunidades de quienes viven de lo que la tierra da y en la composición sociocultural, desde familias muy adineradas a “changarines” que sabían ganarse la vida.

Desde La Plata y gracias a un tío, Favaloro llegó a Aráuz para reemplazar al médico del pueblo. Sus labores abarcaban todas las áreas: clínica general, pediatría, pequeñas cirugías, urgencias y obstetricia, la especialidad que menos había practicado durante sus años de formación el Policlínico Bancario y que al cuarto día de instalado se vio obligado a ejercer de la noche a la mañana con bastante preocupación por su falta de práctica en atención de partos.

“En un pueblo tan chico, las pequeñas hazañas del médico recién llegado se comentaban por doquier y servían para balancear las derrotas que tanto preocupaban a mi tío. Con absoluta dedicación a mi tarea percibía que poco a poco iba entremezclándose con la población, la iba conociendo en profundidad a medida que me enteraba y participaba de sus problemas. (…) Había dejado de ser un extraño”, escribe Favaloro sobre el pueblo que lo conquistó al punto de que “lentamente fui elaborando la idea de afincarme”.

Para Favaloro afincarse ahí fue más que decidir un presente individual sino la apuesta colectiva a través de la medicina para “contribuir al desarrollo social educacional de ese territorio con el que me había ido entremezclando”. En Aráuz, Favaloro dio charlas a la comunidad para vincular salud con condiciones de higiene y creó una clínica, que dirigió junto a su hermano Juan José.

Aquello que Favaloro observa y registra en este texto no es indiferente a su profesión. La descripción del paisaje o las anécdotas cuando atiende a domicilio en parajes desolados operan como la plataforma de análisis que le permite tomar posicionamiento sobre lo que ve, y expone su mirada humanista sobre las condiciones de vida desfavorables del campo en relación a la ciudad.

El libro de Pablo Morosi pinta a Favaloro de pies a cabeza

El libro de Pablo Morosi pinta a Favaloro de pies a cabeza.

“La tarea diaria seguía desnudando las falencias sanitarias y la impotencia en la que se desarrollaba mi trabajo. Había que cambiarlo todo, pero si no quería fracasar debía planearlo con precisión y entender que debía hacerlo progresivamente, con paciencia”, dice.

Este testimonio en primera persona conversa y se expande en otro libro, “El gran operador” (Marea), del periodista Pablo Morosi, una biografía escrita con el pulso de un documental que recupera la historia en detalle del médico argentino desde sus orígenes como descendiente de italianos que llegaron al país antes del fin del siglo XIX, su infancia en La Plata -pegadita al barrio conocido como El Mondongo-, los valores que definían a su familia (el trabajo y el esfuerzo), hasta su formación universitaria y su actividad política como representante estudiantil, además de sus recorridos profesionales de La Pampa a Estados Unidos, su consagración, su regreso a la Argentina y los desencadenantes de su muerte.

De médico rural ignoto a su gran hallazgo cuando operaba a una mujer a tórax abierto, en Estados Unidos, donde se había mudado para profundizar su formación, el derrotero de Favaloro es tan intenso como la potencia de su nombre. Fue en esa cirugía, recuerda Morosi, con la precisión de un cirujano, cuando “escribió una de las páginas más importantes en la historia de la cardiología mundial. Fue la primera cirugía programada de revascularización miocárdica que utilizó la técnica luego bautizada con el término bypass, vocablo en inglés que significa derivación o puenteo”.

Como señala el autor en la introducción de “El gran operador”, esta panorámica de su vida también refleja el funcionamiento del sistema de salud argentino y sus claroscuros. “Un derrotero complejo, quijotesco y por momentos contradictorio, que acabó por determinar el sino trágico de su final”, apunta el biógrafo.

Favaloro un hombre recto incansable e insobornable

Favaloro, un hombre recto, incansable e insobornable.

Favaloro se suicidó con un disparo al corazón un 29 de julio del año 2000, a sus 77 años, cuando la Fundación que llevaba su nombre atravesaba una compleja crisis financiera, tras el recorte fiscal a la entidad y la deuda de la obra social PAMI.

“Por las características que tuvieron su intensa y prolífica vida y su dramática muerte, o quizás a pesar de ello, es que René Gerónimo Favaloro ha trascendido la obra científica y médica para erigirse en un símbolo que evoca en la opinión pública argentina valores como la honestidad, la vocación de servicio y la excelencia profesional, aunque la raigambre de su figura no esté exenta de controversias y complejidades que, precisamente, hacen a la condición humana”, resume Morosi.

Por eso mismo, el libro no escapa a las aristas políticas que envuelven su figura, porque aunque René se reivindicaba médico, lo cierto es que “para conseguir sus metas supo encumbrarse, con pragmatismo y astucia, en la trama del poder”, escribe el biógrafo y así lo detalla: “Sin distinguir entre colores partidarios ni entre períodos democráticos o de regímenes dictatoriales, frecuentó incansable los despachos oficiales y se hizo habitúe los cócteles de empresarios, diplomáticos y sindicalistas, siempre en procura de ayudas y acuerdos imprescindibles para financiar su iniciativa”.

Esa misma iniciativa que hoy sigue en pie con la Fundación Favaloro y que desde mayo de este año se ve cubierta con un homenaje visual y potente: un mural hiperrealista, de 22 metros de altura, que retrata al cirujano con su pelo tirante para atrás, vestido con delantal blanco. El mural, que asoma en la intersección de Belgrano y Entre Ríos, fue realizado por Maxi Bagnasco, el artista conocido por hacer murales de Maradona y de Messi, otros de los héroes del imaginario argentino. Cuando lo inauguraron, su familia lo definió como “el último gran prócer”.

El Paseo del Bosque platense lleva el nombre Ren Favaloro desde 2020 All tambin se erige un mural

El Paseo del Bosque platense lleva el nombre René Favaloro desde 2020. Allí también se erige un mural.

 

EL HOMENAJE DE SU CIUDAD, LA PLATA

El cardiocirujano René Favoloro cumpliría este miércoles cien años y en su memoria realizarán en el Paseo del Bosque de La Plata un acto homenaje desde las 16, frente al mural realizado por el grupo Mosaico Nacional en la esquina de Av. Iraola y Av. Centenario, frente a la cancha de Gimnasia y Esgrima, club del que Favaloro era simpatizante, y a pocos metros de la Facultad de Medicina donde cursó sus estudios .

Se indicó que el acto estará encabezado por el precandidato a intendente por el frente Unidad por la Patria, Gastón Castagneto, y, además, contará con la presencia de Domingo Favaloro, primo del médico cardiólogo.

“Elegimos el Bosque no solo por ser el corazón y el pulmón de nuestra ciudad sino -también- por ser un lugar muy importante para la vida de Favaloro como lo es para la de las y los platenses”, afirmó Castagneto en 2020 al inaugurar de manera virtual, por el contexto pandémico, el mural que este miércoles será sede del homenaje.

En agosto de 2018, el Concejo Deliberante platense votó por unanimidad la ordenanza que estableció que el Paseo del Bosque lleve por nombre René G. Favaloro.